Todas las personas somos iguales ante la ley;  solo un buen abogado marca la diferencia.